Archivo del blog

domingo, 27 de marzo de 2016

EL PASILLO DEL CLIENTE

Voy mucho de visita a  colegios  por razones  profesionales. ¡Nostalgias de   mi pasado!

Llegan en rebaños  niñ@s  con sus madres,o no, pero todos con mochilas, y profesor@s .Cualquiera que todos los días espere en la puerta del colegio y vea entrar a esa gente termina haciendo una ficha de cada quisqui: el profe vago, que arrastra los pies y anda como quien va al  patíbulo, mustio, lechuga, pepinillo.

O la profe pija, simpática, mona, rodeada de niños que se le acercan.

O ese otro que cambia de jersey, pantalón y camisa , con las estaciones.

O la doña con cara de Rotermeyer.

O el director engominado, con la barbilla porcima de la frente, que lleva de la mano a su hijo.

En fin, ¡la entrada de un colegio!

Las salidas son  igualmente un desfile de modelos que, a nada que observes un día sí y otro también , podrías hacer un tratado de caracteología de  la infancia, la adolescencia, las profes y profes.

En algunos sitios a eso se le llama "pasillo del cliente".

Básicamente consiste en observar cualquier empresa , su personal, sus actuaciones, cuando nadie les ve: llamas por teléfono  y tardan diez toques en cogerte, estás esperando en la sala de visitas una tutoría y pasa un profe y se tira un pedo, ves en la salida  del colegio muchos profes que salen a galope, solos, sin que niño alguno se atreva a charlar con él, o al revés, gente que viste guarramente...

¡Se terminó la entrada!...¡y yo que quería escribir de otro asunto!

Bueno, piensa en tu pasillo del cliente particular, que también lo tienes: ¿cómo te ve la gente cuando no te sientes observado?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada