Archivo del blog

miércoles, 13 de enero de 2016

EL CIRCO.

De  bien pequeño  íbamos al Circo en las  fiestas  de Zaragoza, al de los hermanos Toneti, al Internacional, y creo que  asistimos  a  una copia barata  del Ringlan.

A  los tigres se les obligaba a pasar por el aro y algún domador llegaba incluso a meter la cabeza en la boca de un león. Contemplar al rey de la selva sarnoso, obediente y temeroso del látigo a  mi me producía mucha  lástima. Lo  mismo que el número de los payasos recibiendo usties  como panes y  echándose  a llorar una  luvia de lágrimas  que caían a  a chorro, como una fuente, mientras te miraba   alelado paseando por el  anfiteateo.

Y aparecía  una  familia de trapecistas, la madre con mallas que no podían simular unos  mollares espantosos, y uno, que era muy malo, esperando a  ver si se les resbalaban  las manos y se metía un guarrazo contra   el suelo de la pista. 

A mi  me  inquietaba   imaginar el dolor que habría  detrás de la risa del payaso que tal vez ocultaba el crimen de varios niños  que  aquel pedrasta  enterró  en su jardín. 

A  veces  , escapábamos con los amigos y nos  colábamos a ver la   mujer  barbuda,  o una  sirena que no  había manera de verle  lasa tetas, o a la Petite Terin, la mujer más pequeña del mundo.

Hoy el mundo parece que se ha transformado en un  inmenso ferial con su carpa, sus enanos, sus monstruos, sus nubes  de algodón, los cocos, el tiro al blanco, el tren chu chu y  su bruja con la escoba, su laberinto de espejos, los autos de choque, o los espejos convexos y cóncavos...

Y  allí estamos, obligados  a  consumir, a dar una    vuelta más al Tíovivo, a montarnos en la Noria, o en el Barco pirata.

Esa  película  ya  la  hemos visto, y se repite y se  repite, reproduciéndose inexorablemente las imágenes idiotas, violentas y anodinas, que nos sirve los  telediarios todos  los días.

Pero ninguna gran tragedia dura más de un minuto en el telediario. Los trapecistas  ahora son políticos, los payasos son periodistas, los enanos están en la prensa rosa 

Y tú y yo  somos parte de esa feria.
--------------
-------------------------------------
EN LO SECRETO: CORRUPTIO OPTIMI PESSIMA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada